Rockstar “banea” a cientos de jugadores de GTA 5

Bueno, la cosa está que arde en el mundo de GTA 5, ya que cientos de jugadores han sido baneados sin motivo aparente de GTA Online. Supuestamente, Rockstar estaría expulsando a todo jugadores que haga uso de trucos o mods los cuales les permita modificar el juego a su antojo. Por tanto, desde que el éxito de GTA V saliese al mercado del PC, muchos son los que ahora mismo están mordiendo el teclado sin poder jugar por dicho baneo.

baneos_gta_5_rockstar

Por el momento no se sabe nada de que motivos están llevando a Rockstar a realizar dichas expulsiones, esperamos que en próximos días den luz a este asunto el cual está ocasionando que muchos fans de esta mítica saga, se estén pensando seriamente devolver el juego, o directamente, desinstalarlo y decir “adiós” a Grand Theft Auto V.

Desde aquí esperamos que todos esos jugadores y jugadores, se lo tomen con paciencia y esperen a que Rockstar de un comunicado y solvente estos problemas. Los cuales, todo hay que decir, es bastante molesto el haber comprado un juego de casi 60 euros, para luego no poder jugar por estos dichosos fallos.

5 cómics clásicos de Batman que deberían tener un videojuego

Batman es el personaje de moda gracias a una nueva película y a Arkham City, y no se vosotros, pero no veo nada malo en ello. No existe un personaje que apele mejor a nuestro niño interior, lo tiene todo. Juguetes chulísimos y una carencia de padres que le obliguen irse pronto a la cama. Por eso siempre me ha llamado la atención que las apariciones del personaje en los videojuegos hayan sido tan esporádicas y tan poco aprovechadas.

batman

Hasta que Rocksteady tomó el control con Arkham Asylum, solo teníamos el juego para NES basado en la primera película de Tim Burton como mejor representante. Lo bueno es que después de Arkham City no parece que la franquicia vaya a ser olvidada, y al parecer se está desarrollando una precuela basada en la era clásica de los cómics que presentará la primera confrontación entre el caballero oscuro y el Joker. Pero ya puestos a basarnos en cómics clásicos, ¿porqué no estos?
Leer el resto de la entrada

Kirby’s Epic Yarn, un juego con gracia

Nintendo sabe que tiene personajes y franquicias que son muy queridas por la gente y que van más allá de los Marios y los Zeldas. Es por eso que en cuestión de poco tiempo llevamos una buena ronda de juegos de Wii con protagonistas algo olvidados, pero que resurgen gracias a títulos frescos y muy originales que recogen su jugabilidad clásica adaptándola a los tiempos que corren. Así es como nos llegaron Metroid: Other M y Donkey Kong Country Returns, y del mismo modo Kirby vuelve a ser el héroe de su propio juego en Kirby’s Epic Yarn.

kirbys_epic_yarn

Kirby’s Epic Yarn es un simpático plataformas 2D pensado para los más pequeños de la casa, o para aquéllos que quieran revivir tiempos muy jóvenes donde la ternura y la inocencia reinaban en nuestras cabezas. Precisamente por este motivo nos encontramos ante un juego que narra una historia como si estuviéramos en un cuento.

Kirby, nuestra querida, suave y rechoncha bola rosa se ha encontrado con un tomate, el cual quiere devorar sin pensárselo dos veces. Esta verdura, sin embargo, es de la propiedad de un mago llamado Zur-Zir. Éste, tras ver que a Kirby no le importan sus avisos y que al final consigue comerse el tubérculo, manda a nuestro héroe al reino de las telas, donde todo —incluso él— está hecho con hilos, parches y remiendos.

Tras ser absorbido por el calcetín mágico, Kirby se encuentra con Hilván, el príncipe del reino. El pobre muchacho está desesperado porque su particular mundo ha sido separado en siete partes, y necesita ayuda para restaurar el orden de sus tierras. Nuestra tarea será ayudar a nuestro azulado amigo a salvar su planeta, mientras encontramos una forma de regresar al nuestro.
Leer el resto de la entrada

Análisis GTA IV: The Lost and Damned

Érase una vez la historia de un pardillo. Un pardillo que tenía 1300 puntos de Microsoft y soñaba con adquirir The Lost and Damned, el nuevo contenido descargable de GTA IV exclusivo para Xbox 360. El gozo del pardillo en un pozo: tuvo que comprar más puntos para poder adquirirlo. Total, más o menos dinero después de lo que ya me he dejado, da igual…

gtaiv-lost-damned-03

Cuando instalo el juego (si, yo soy el pardillo, cabrones) veo 1.8 GB de descarga y digo “LOL!!! Esto tiene chicha”. Empiezo a jugar y veo que en los videos y el juego aparecen unas lineas tipo interferencias molestas. ¿La he liao parda? Dejo el juego y me rayo durante un par de horas. Entonces lo pongo de nuevo y miro las opciones. ¡Bingo! Es una de las opciones nuevas, ocurrentes y molestas, de Rockstar. Elimino esas lineas y me pongo a jugar.

Pero antes de proceder a contaros mi experiencia con The Lost and Dammed, quiero anunciaros que se ha creado una web únicamente en donde vais a encontrar trucos y claves para Grand Theft Auto V. No es que me paguen, pero siempre es bueno ser agradecido con los amigos, así que visitarla que no os vais a arrepentir. Una vez dicho esto, vamos al lío!

Soy Johnny Klebitz, un miembro de la banda motera, rockanrollera y bestia de Liberty City. Mola como soy y me gustan las motos. Paseo con mi banda por la ciudad matando a los marginados (también llamados bandas rivales), porque somos los más shulos. Tengo muchos colegas que me dan armas a precio reducido, me llaman para organizar carreras en las que hay de todo menos paz y mi novia es una yonki que no tiene remedio, pero bueno, al menos me la follo.

Volviendo al tema serio, diremos que The Lost and Damned es un “más pero no mejor”. Tiene las mismas virtudes y los mismos defectos de GTA IV. No ha avanzado gráficamente apenas. Su modo historia dura unas 10 ó 12 horas, muy bien currado para ser una expansión. No quiero destripar mucho su historia, pero podemos decir que nos aclara dudas sobre quién secuestró a Roman Bellic en la historia original, entre otras cosas. Y sí, para los amantes de Niko, éste aparece en dos misiones (aunque sólamente en los vídeos introductorios y no in-game). Jugando a The Lost and Damned veremos como encajan piezas con GTA IV. Aparte de Roman y Niko, también aparecen otros personajes conocidos como Elizabeta Torres o Ray Boccino.

La variedad de misiones no es que sea muy espectacular. Mientras eres un miembro más de los Lost, y no el jefe, te dedicas a seguir a Billy (el líder) para matar miembros de la otra banda. Más adelante trabajarás para un político al que le gusta el exhibicionismo, lo que hará que entren en escena muchos más actores. Conforme avanzas mejor se pone el juego, pasando de una pequeña decepción inicial a un LOL final.

Aunque puedes conducir coches, ser miembro de una banda de moteros te obliga a… pues a eso, a motear. Existe más precisión que en el GTA IV a la hora de llevar una moto, ya que eres un tío experto en este tipo de vehículos (y por mejorar un poco el control del original, claro, pero lo importante es lo otro).

El movimiento de Johnny es más lento que el de Niko, entre otras cosas, porque está más gordo y no tiene entrenamiento militar, pero sigue siendo un bicharraco forzudo con más pinta de matón que el “simpático” Niko Bellic.

En esta expansión se introducen nuevas armas como la escopeta de dos cañones y el poderoso lanzagranadas, muy útil y buen sustituidor del lanzacohetes.

La verdad es que no hay mucho más que decir. Es más de lo mismo, pero no mejor. Simplemente Microsoft puso pasta y Rockstar lanzó este contenido descargable. De todas formas, creo que no debes perdértelo si te gusta GTA IV y te quedaste con ganas de más y de enlazar la historia desde otra perspectiva. Para mí, ya que el GTA original me parece un juegazo, esta expansión es claramente de ¡QUÉ COÑO! Un bratso, mangurrianes lectores.

Si quieres saber por qué Parritrón utiliza tan tosca expresión para puntuar un juego, o no te queda claro qué puñetas queremos decir con esas puntuaciones, pulsa aquí.

Más sobre la saga GTA: TodoGTA5.COM

Prince of Persia, el clásico que no pasa de moda

“Corre, salta, muere, repite. Corre, salta, muere, repite… Parece que le cojo el tranquillo”. El mismo Príncipe nos revela, en una de sus muchas frases, la esencia del juego. Y es que este Prince of Persia no es otra cosa que un plataformas de puro ensayo-error que, pese a que tiene bastantes detalles que podrían mejorarse, es una maravilla que hay que disfrutar. Y aquí estamos nosotros, tarde como siempre, para hablaros un poquito del juego que todo amante del plataformeo y de los brincos debería probar.

prince-of-persia-1

Como el juego no es precisamente reciente intentaré no extenderme demasiado, pero merece la pena hablar sobre este título del que he leído demasiadas cosas, tanto buenas como malas.

¿A qué viene eshhto?

El nuevo Prince of Persia (PoP) nos plantea una historia que no tiene demasiado misterio y que podría haber desembocado en una relación genial entre los personajes protagonistas. El Príncipe se topa durante su viaje con Elika, una princesa que ha obtenido poderes mágicos gracias a Ormazd, el Dios de la Luz, para defender y recuperar su reino de manos de Arihman, el Dios de todo-lo-contrario (la Oscuridad), que ha extendido la Corrupción por todas partes. Para ello, la princesa debe sanar todos los terrenos fértiles del reino y así volver a encerrar a Arihman, que perderá así todo su poder y volverá a la cautividad en la que estaba sumido antes de que todo se desencadenara. ¿Y el Príncipe qué pinta aquí? Pues simplemente el hecho de toparse con la princesa Elika le hace meterse en todo este lío casi sin quererlo. ¿Casualidad o destino? Saberlo queda en tus manos, beibe.

Y digo ésto porque PoP te da a elegir entre saber más sobre la historia o, simplemente, obviarla. Mientras avanzas en el juego tendrás la opción de hablar con Elika, tu inseparable compañera, para resolver los puzzles -si se pueden llamar así- que se plantean en el camino o para, simplemente, saber más sobre el reino, sobre ella, sobre Ormazd y sobre todo lo que está ocurriendo. Pero eso es tu elección. Si lo único que quieres es avanzar y terminar el juego, pasando completamente de hablar con ella, puedes hacerlo. Y la verdad es que, desde mi punto de vista, merece la pena entablar conversación con ella de vez en cuando. Además de ganar algún logro extra, te enterarás de qué va toda la historia y cómo se ha llegado hasta ese punto, algo que creo que es más interesante de lo que puede parecer al principio. Y conocer a Elika más a fondo no tiene precio, ya que ella es lo mejor de este juego.

Juntos pero no unidos

Elika tiene un protagonismo indiscutible. Primero, porque la historia gira a su alrededor, y segundo, porque su ayuda en tu avance es lo más importante del planteamiento. Elika y el Príncipe son un equipo indivisible, y su relación, por desgracia, no llega a madurarse como debería, lo que hace que el juego pierda puntos. Sin embargo, su compañía desembocará en uno de los puntos más criticados de este nuevo PoP, que en cierta manera puede no ser tan malo como se ha comentado: nunca podrás morir.

¿Cómo afecta esto al juego? El problema que supone no fallecer nunca lo convierte, automáticamente, en un título enfocado a un público casual. Cuando avanzamos por las diferentes zonas y, de repente, una de nuestras combinaciones de movimientos o saltos no se efectúa correctamente, aparecerá la mano salvadora de Elika para rescatarnos de una muerte segura. Así ocurrirá también en las batallas, donde aparece el mayor problema de este sistema. ¿No poder morir ante un jefe final? Entonces, ¿para qué luchar contra ellos? Parece absurdo, pero el sistema resuelve bastante bien esta situación, haciendo que cuando (en teoría) tenemos que morir, Elika aparezca y utilice su magia para salvarnos, provocando que el enemigo recupere su barra de vida considerablemente. Vale, los jugadores más hardcore pensarán que esto es una chuminada y que el juego se facilita muchísimo, pero ¿acaso no es parecido cuando nos matan en otros títulos y aparecemos en el último checkpoint, justo antes de la pelea? Creo que el sistema de no muerte de Prince of Persia se adapta muy bien a su sistema de juego, que como hemos dicho es de “ensayo-error” y requiere que repitamos las cosas más de una vez. Y de dos. Así, sin morir, el juego gana más en dinamismo y no hace que caigamos en un profundo aburrimiento cuando fallemos y tengamos que repetirlo todo desde el principio. Porque os aseguro que tendréis que intentar algunas pruebas unas cuantas veces…

Y es que esa es una de las virtudes de la nueva aventura del Príncipe. Nos plantea un plataformas como los de antes pero adaptado a la nueva generación, revisado, que recuerda a los clásicos pero que no lo parece en absoluto. Y además, podría hacerse muy repetitivo por lo que invita a hacer: recorrer pantallas corriendo, saltando, sin nada más que hacer que sanar tierras y, una vez hecho esto, recoger esferas de luz para aumentar el poder de Elika. Los movimientos son limitados y no avanzan en todo el juego, pero no hace falta en absoluto. Lo único que conseguiremos con el aumento de poder es desbloquear nuevos saltos, que añadirán espectacularidad y que harán que estemos más pendientes de no cagarla pulsando los botones y siguiendo la combinación para llegar a nuestro destino. Cosa que también se facilita con “marcas”: en las paredes, el desgaste de éstas nos indica que puedes correr por ellas; en un salto, si la pantalla se desatura levemente y pierde color, nos indicará que necesitaremos de la ayuda de Elika para hacer un salto doble y llegar al borde o al muro… Todo está pensado para que no pierdas el ritmo en tu camino, llegando al punto de picarte y querer seguir adelante.

Vale, ¿pero se ve bonito?

El diseño de pantallas está muy bien adaptado al sistema de juego, ya que podrás recorrerlos en ambos sentidos, y aunque la recolección de esferas de luz antes mencionada haga que se reciclen los mapas, no te importa lo más mínimo por su cambio de aspecto tras la sanación y por lo divertido que es pasearte por ellos.

Por último, y para no enrollarme más de lo debido, los gráficos. Quizás es lo más atractivo de este PoP, y sin duda han conseguido hacer que entre por los ojitos y que casi te olvides de todo lo demás. Disfrutar del paisaje mientras recorres las diferentes zonas es impagable, pocas veces he visto un mapeado más espectacular visualmente. Me ha recordado en ciertos momentos a lo visto en Assassin’s Creed (comparten motor y todo), pero creo que el cel-shading da un toque especial a Prince of Persia que se agradece mucho, haciendo que un juego que no busca el fotorrealismo (como hacen muchísimos títulos en esta nueva generación) presente un apartádo gráfico de quitarse el sombrero.

En definitiva, los que amen el género de plataformas y, últimamente, lo echen de menos, deberían al menos probar este título. Porque a pesar de sus carencias y de aspectos que pueden mejorarse (y seguramente mejorarán en futuras entregas), es una pequeña joya que, personalmente, no esperaba y está por descubrir. Si alguno de vosotros lo prueba espero que me cuente qué le pareció.

Aprovecho este anál-isis para comenzar un nuevo criterio de puntuación basado en nuestra visión personal ante los juegos. Porque en esta web, aunque comenzamos poniendo algunas notas, pensamos que es difícil reflejar con un simple número las sensaciones y los puntos de vista ante lo que más nos gusta. Y porque soy de letras, qué cojones. Así, diré que mi experiencia Prince of Persia ha sido una experiencia ¡QUÉ COÑO!, que es una expresión que refleja más que mi satisfacción.

La versión analizada es la de Xbox360.

Análisis Hard Corps: Uprising

Si habéis visto alguna vez la película “Atrapado en el tiempo” —y si no la habéis visto estáis tardando—, alguno habrá sentido el deseo de ocupar el lugar de Bill Murray y poder revivir una y otra vez esa desesperante paradoja temporal. Quizás el repetir el mismo día sea algo exagerado, pero creo que muchos daríamos lo que fuera por vivir una y otra vez alguna época dorada de nuestras vidas. Aunque por el momento esto no sea posible, la magia de los videojuegos nos permite vivir un sinfín de “días de la marmota” y poder disfrutar una y otra vez de los títulos que para nosotros tienen un significado especial o que pertenecen a una generación legendaria en el mundo del videojuego, como fueron los 90. Uno puede dar un paseo por los recuerdos y deleitarse con títulos legendarios y otros injustamente desconocidos para la mayoría.

Puede que aferrarse al pasado sea contraproducente a la larga, principalmente porque corres el riesgo de perderte las maravillas del excelente presente del que estamos disfrutando los amantes de los videojuegos. Pero en esta generación los nostálgicos estamos de enhorabuena. Gracias a las plataformas de distribución digital, podemos disfrutar de títulos retro o de títulos nuevos desarrollados al más puro estilo de los 90. Un buen ejemplo de esto es Hard Corps: Uprising, un juego que rezuma amor noventero en cada uno de sus píxeles. Tanto es así que Arc System Works parece haber cogido prestado el DeLorean para desarrollarlo y conseguir así una digna precuela del mítico Contra: Hard Corps.

La historia de Hard Corps: Uprising transcurre en el año 2613. La Commonwealth se ha adueñado del mundo y su líder, el general Tiberius, ha extendido el terror y la opresión a cada nación de la tierra. Sin embargo, en su camino se interponen las Fuerzas de la Resistencia, que luchan por liberar al mundo del yugo de la Commonwealth. En su camino hacia la libertad, las Fuerzas de la Resistencia han perdido a mucho hombres y se ven obligados a llevar a cabo un desesperado plan de ataque liderado por el héroe de guerra conocido como Bahamut.

Como podéis apreciar, el argumento no puede ser más retro. Organización criminal/nación malvada, quiere dominar el mundo. Simple pero efectivo. No esperéis grandes giros argumentales o dramáticas escenas. Ya tenemos todo lo que necesitamos. Unos enemigos a los que odiar y una meta que cumplir. Esto hace que la historia quede en un segundo plano, siendo un mero hilo conductor para el verdadero corazón de este tipo de títulos: el gameplay.

Hard Corps: Uprising es un shoot’em up que se presenta ante nosotros con dos modos de juego principales. El modo Arcade y el modo Rising. El modo Rising es el modo indicado para iniciarse en este juego. Mientras avancemos en Rising iremos recolectando puntos que después podremos gastar en mejorar nuestro personaje, sus armas, obtener nuevos movimientos, incrementar nuestra barra de vida, etc. Así ,aunque el juego conserve su elevado nivel de dificultad, estaremos mejor preparados para afrontar los retos planteados en el desarrollo del aventura. El modo Arcade, como podéis imaginaros por su nombre, es el modo que en otro tiempo te habría hecho dejarte cantidades ingentes de monedas de 25 pesetas. Aquí las mejoras conseguidas en Rising no se aplican. Lo cual hace que te enfrentes a los desafíos de HC: U en su máximo exponente. Aprenderéis a valorar cada fragmento de vida como si de verdad os estuviera costando la partida 25 pesetas. Ademas de estos modos, siempre tenemos la opción de jugar en Modo Cooperativo Online. Lo que alarga la vida del titulo y da lugar a los siempre divertidos piques con los colegas.

El titulo de Arc System Works es un gran ejemplo de cómo implementar un control preciso. Algo muy necesario en un juego que exige un nivel de habilidad bastante alto, pero sin llegar a ser injusto. Cada partida jugada nos hará un poquito mejores, de modo que frustrarse o perder la paciencia es bastante difícil, aunque eso va en el aguante y el ardor gamer de cada uno. Como sucedía en los títulos de los 90, HC: U tiene una buena mezcla de coordinación ojo-manos y memoria, ya que los enemigos siempre aparecen en los mismos sitios. Así que puedes calcular donde hacer un dash, cuando es más idóneo disparar o cual es el patrón de un final boss o middle boss.

En cuanto al diseño de niveles de HC: U solo se puede decir que es excelente. A lo largo de la aventura es imposible ver dos niveles iguales o que se jueguen de la misma manera. Todos tienen un desarrollo particular que hace de él una experiencia adictiva en la que estarás deseando terminar un nivel para ver que te aguarda el siguiente. La implementación de las IA enemigas también es algo digno de mención. Los enemigos más comunes son una fuerza con una resistencia débil pero una mala leche a tener en cuenta. Tenemos desde el secuaz con pistola normal, hasta los exasperantes francotiradores a los que deberemos dar muerte rápidamente, ya que pegan duro y fallan poco. Los bosses del juego, tanto middle como final, son los auténticos retos de cada nivel. Aunque telegrafían su patrón y nuestra misión será aprendérnosla y buscar su punto débil, eso no hará que dejemos de sudar tinta en cada una de sus acometidas, sintiendo como nos sube la adrenalina cada vez que abatamos a uno de ellos.

A nivel de gráficos, HC: U es un titulo de scroll horizontal con sprites 2D para los personajes jugables, los enemigos comunes y algún que otro elemento del escenario. Por otra parte los niveles están hechos sobre fondos 3D, al igual que los bosses. Todo esto forma una mezcla 2D/3D bastante resultona. El juego tiene estética anime, como viene siendo habitual en los títulos de Arc System Works. Nada más ver su video de introducción muchos imaginaran como sería una serie basada en este juego, ya que todo está francamente bien dibujado.

Los personajes tienen un diseño bastante carismático y futurista. No hay que olvidar que el año en el que está ambientado el juego es el 2613. La paleta de colores de este título es bastante rica y variada, haciendo de los escenarios algo realmente bonito y llamativo.

Como buen juego noventero que es, HC: U tiene una banda sonora que hace justicia a un titulo como este. Sus melodías son bastante pegadizas y cañeras, inspirándote a lanzarte por las hordas enemigas y aportando el toque de tensión necesario en los momentos más difíciles del juego. Y es que contar con Daisuke Ishiwatari, compositor de las BSO de Guilty Gear y la saga Blaz Blue, es toda una garantía y un lujo.

En conclusión, Hard Corps: Uprising es uno de esos títulos que se ganan la denominación de arcade a pulso. Su gameplay hará las delicias de los más hardcore pero gracias a su modo Rising, la gran mayoría podrá disfrutar de la grata experiencia que es este juego. El buen diseño de sus niveles y la complejidad de sus bosses hacen que sea todo un deleite que solo puede ser disfrutado en su máxima expresión gracias a un control preciso. Y para que el disfrute sea completo, su estética anime, su variada y rica paleta de colores y una música endiabladamente buena, hacen de este título uno de los indispensables de esta generación que conquistará el corazón de los mas nostálgicos.

[Old Nuevebits – Artículo] Logros estúpidos

Los logros han cosechado durante todos estos años posturas muy dispares, mucha gente los adora, otra los odia, ¿pero que se esconde detrás de todo esto?. Personalmente, no soy partidario de ese pique en donde no sólo competimos con la máquina, sino que ahora también deberemos hacerlo con diferentes jugadores los cuales verán nuestras puntuaciones. Eso no me gusta lo más mínimo, aquí hay que poner un freno ya que no sabemos que es exactamente lo que puede pasar si nos enfrentamos a “niños ratas” y te chulean en las partidas.

En fin, espero que las compañías se piensen seriamente quitar los sistemas de logros y mejorar los juegos, venga, no tengo otra cosa que hacer que competir por ver quien supera a quien.

El dolor de la esposa de un soldado valiente

Vaya por díos, no hay peor dolor que perder a nuestras mujeres, sobre todo en los videojuegos en los cuales vemos constantemente personajes que han sido el punto de mira de los delincuentes y se vengan quitando del medio a toda la familia, nuestro apoyo para todos ellos!

[Opinión] Análisis en tiempo récord

Cada vez que me compro un juego, me gusta siempre poderlo disfrutarlo completamente, ya sea husmeando cada recoveco o directamente, estudiándome todos los mapas del mismo. Llámame loco, pero soy así, me gusta disfrutar el momento y jugar, es lo que verdaderamente me encanta. Y si ya nos metemos en los preámbulos de abrir una caja y que esta huela a nuevo, es un cúmulo de situaciones que hacen que te pienses seriamente no salir de casa hasta que no te lo pases.

Muchas veces, mis primeras partidas trato de no guardar nada en la memoria, simplemente me familiarizo con todos los botones, modos de disparo, como se mueve el personaje, donde y cómo hay que hacer las misiones para no cagarlas claro.

Pero si, aunque parezca largo y tedioso, siempre me ha gustado disfrutar del momento, ya que una vez empiezas a jugar, no puede parar, es como las pipas. Y por ello, cuando llegas al final del juego, en ese mismo momento te das cuenta de que vas a tener que comprar otro juego, es un momento extraño con dosis de emoción y pena, pero, finalmente terminas el juego con muy buen sabor de boca.