analisis-hard-corps-uprising

Análisis Hard Corps: Uprising

Si habéis visto alguna vez la película “Atrapado en el tiempo” —y si no la habéis visto estáis tardando—, alguno habrá sentido el deseo de ocupar el lugar de Bill Murray y poder revivir una y otra vez esa desesperante paradoja temporal. Quizás el repetir el mismo día sea algo exagerado, pero creo que muchos daríamos lo que fuera por vivir una y otra vez alguna época dorada de nuestras vidas. Aunque por el momento esto no sea posible, la magia de los videojuegos nos permite vivir un sinfín de “días de la marmota” y poder disfrutar una y otra vez de los títulos que para nosotros tienen un significado especial o que pertenecen a una generación legendaria en el mundo del videojuego, como fueron los 90. Uno puede dar un paseo por los recuerdos y deleitarse con títulos legendarios y otros injustamente desconocidos para la mayoría.

Puede que aferrarse al pasado sea contraproducente a la larga, principalmente porque corres el riesgo de perderte las maravillas del excelente presente del que estamos disfrutando los amantes de los videojuegos. Pero en esta generación los nostálgicos estamos de enhorabuena. Gracias a las plataformas de distribución digital, podemos disfrutar de títulos retro o de títulos nuevos desarrollados al más puro estilo de los 90. Un buen ejemplo de esto es Hard Corps: Uprising, un juego que rezuma amor noventero en cada uno de sus píxeles. Tanto es así que Arc System Works parece haber cogido prestado el DeLorean para desarrollarlo y conseguir así una digna precuela del mítico Contra: Hard Corps.

La historia de Hard Corps: Uprising transcurre en el año 2613. La Commonwealth se ha adueñado del mundo y su líder, el general Tiberius, ha extendido el terror y la opresión a cada nación de la tierra. Sin embargo, en su camino se interponen las Fuerzas de la Resistencia, que luchan por liberar al mundo del yugo de la Commonwealth. En su camino hacia la libertad, las Fuerzas de la Resistencia han perdido a mucho hombres y se ven obligados a llevar a cabo un desesperado plan de ataque liderado por el héroe de guerra conocido como Bahamut.

Como podéis apreciar, el argumento no puede ser más retro. Organización criminal/nación malvada, quiere dominar el mundo. Simple pero efectivo. No esperéis grandes giros argumentales o dramáticas escenas. Ya tenemos todo lo que necesitamos. Unos enemigos a los que odiar y una meta que cumplir. Esto hace que la historia quede en un segundo plano, siendo un mero hilo conductor para el verdadero corazón de este tipo de títulos: el gameplay.

Hard Corps: Uprising es un shoot’em up que se presenta ante nosotros con dos modos de juego principales. El modo Arcade y el modo Rising. El modo Rising es el modo indicado para iniciarse en este juego. Mientras avancemos en Rising iremos recolectando puntos que después podremos gastar en mejorar nuestro personaje, sus armas, obtener nuevos movimientos, incrementar nuestra barra de vida, etc. Así ,aunque el juego conserve su elevado nivel de dificultad, estaremos mejor preparados para afrontar los retos planteados en el desarrollo del aventura. El modo Arcade, como podéis imaginaros por su nombre, es el modo que en otro tiempo te habría hecho dejarte cantidades ingentes de monedas de 25 pesetas. Aquí las mejoras conseguidas en Rising no se aplican. Lo cual hace que te enfrentes a los desafíos de HC: U en su máximo exponente. Aprenderéis a valorar cada fragmento de vida como si de verdad os estuviera costando la partida 25 pesetas. Ademas de estos modos, siempre tenemos la opción de jugar en Modo Cooperativo Online. Lo que alarga la vida del titulo y da lugar a los siempre divertidos piques con los colegas.

El titulo de Arc System Works es un gran ejemplo de cómo implementar un control preciso. Algo muy necesario en un juego que exige un nivel de habilidad bastante alto, pero sin llegar a ser injusto. Cada partida jugada nos hará un poquito mejores, de modo que frustrarse o perder la paciencia es bastante difícil, aunque eso va en el aguante y el ardor gamer de cada uno. Como sucedía en los títulos de los 90, HC: U tiene una buena mezcla de coordinación ojo-manos y memoria, ya que los enemigos siempre aparecen en los mismos sitios. Así que puedes calcular donde hacer un dash, cuando es más idóneo disparar o cual es el patrón de un final boss o middle boss.

En cuanto al diseño de niveles de HC: U solo se puede decir que es excelente. A lo largo de la aventura es imposible ver dos niveles iguales o que se jueguen de la misma manera. Todos tienen un desarrollo particular que hace de él una experiencia adictiva en la que estarás deseando terminar un nivel para ver que te aguarda el siguiente. La implementación de las IA enemigas también es algo digno de mención. Los enemigos más comunes son una fuerza con una resistencia débil pero una mala leche a tener en cuenta. Tenemos desde el secuaz con pistola normal, hasta los exasperantes francotiradores a los que deberemos dar muerte rápidamente, ya que pegan duro y fallan poco. Los bosses del juego, tanto middle como final, son los auténticos retos de cada nivel. Aunque telegrafían su patrón y nuestra misión será aprendérnosla y buscar su punto débil, eso no hará que dejemos de sudar tinta en cada una de sus acometidas, sintiendo como nos sube la adrenalina cada vez que abatamos a uno de ellos.

A nivel de gráficos, HC: U es un titulo de scroll horizontal con sprites 2D para los personajes jugables, los enemigos comunes y algún que otro elemento del escenario. Por otra parte los niveles están hechos sobre fondos 3D, al igual que los bosses. Todo esto forma una mezcla 2D/3D bastante resultona. El juego tiene estética anime, como viene siendo habitual en los títulos de Arc System Works. Nada más ver su video de introducción muchos imaginaran como sería una serie basada en este juego, ya que todo está francamente bien dibujado.

Los personajes tienen un diseño bastante carismático y futurista. No hay que olvidar que el año en el que está ambientado el juego es el 2613. La paleta de colores de este título es bastante rica y variada, haciendo de los escenarios algo realmente bonito y llamativo.

Como buen juego noventero que es, HC: U tiene una banda sonora que hace justicia a un titulo como este. Sus melodías son bastante pegadizas y cañeras, inspirándote a lanzarte por las hordas enemigas y aportando el toque de tensión necesario en los momentos más difíciles del juego. Y es que contar con Daisuke Ishiwatari, compositor de las BSO de Guilty Gear y la saga Blaz Blue, es toda una garantía y un lujo.

En conclusión, Hard Corps: Uprising es uno de esos títulos que se ganan la denominación de arcade a pulso. Su gameplay hará las delicias de los más hardcore pero gracias a su modo Rising, la gran mayoría podrá disfrutar de la grata experiencia que es este juego. El buen diseño de sus niveles y la complejidad de sus bosses hacen que sea todo un deleite que solo puede ser disfrutado en su máxima expresión gracias a un control preciso. Y para que el disfrute sea completo, su estética anime, su variada y rica paleta de colores y una música endiabladamente buena, hacen de este título uno de los indispensables de esta generación que conquistará el corazón de los mas nostálgicos.